SEMANA 21 SEPTIEMBRE 2012

MÁTALOS SUAVEMENTE

TO ROME WITH LOVE

SOMOS LA NOCHE

                                                                   

LOS HOMBRES QUE ESTÁN YA ALLÍ CUANDO TÚ LLEGAS

MÁTALOS SUAVEMENTE

“América no es un país. Es un negocio”. Hablamos (habla el personaje interpretado por Brad Pitt) de América del Norte, concretamente de los Estados Unidos, que se han quedado la marca de todo el continente para ellos. En un tiempo en el que la agresividad comercial y la publicidad vertebran la vida ciudadana, en detrimento del Estado y del Derecho, no viene mal ser quien controla la imagen del asunto.

Entre discursos e intervenciones en la televisión de Obama y de Bush (estamos en pleno período electoral), la vida sigue por las calles. Aferrándose cada uno como puede a su negocio y a su publicidad, que en ‘Mátalos suavemente’ tiene bastante peso. En realidad, cuando de vender imagen se trata, matar es un anuncio

Desasosiego. Por un lado, hemos disfrutado de unas con frecuencia memorables interpretaciones y de intrahistorias convincentes; por otro, se dice la persona, cuando sale del cine: “Ya, pero ¿y?” Que aquí estamos. Pues bueno.

 ¿Quién ha pedido fuego?

LA NOCHE VA A DENTISTA

SOMOS LA NOCHE

La noche es, desde siempre, el patio del vampiro. Donde el vampiro muerde cuando y a quien le viene en gana. Generalmente, jovencitas hermosas y ligeras de ropa. El rechazo que, al parecer, sienten los vampiros por señoras de edad o entradas en carnes se comprende mejor, desde el punto de vista del vampiro, que el miedo de la víctima: ¿no es el deseo más ferviente de la persona humana la juventud eterna? Inmortal, la doncella a quien muerde el vampiro se conservará fresca y lozana con la única condición de no salir de casa más que por las noches. Y de perder su alma. No es mucho la primera: las hay que, para mantener el tipo, se pasan el día en el gimnasio y en la sauna y dejan de comer, y no lo logran. En cuanto al alma, alguna la ha vendido por un bolso y alguno por un gol de su equipo. Aun así, la doncella se resiste a ser mordida. La lectura evidente: la mujer es guapa, pero tonta. El del vampiro es un mito misógino. 'Somos la noche' le da la vuelta al mito. Depredadoras libradas a sí mismas que lo sangran, al macho, despreciándolo. Coches de alta gama, dominio y sexo sin coartada, 'Somos la noche', del director de ‘Die Welle’ (’La ola’), trepidante, divertida, es un plato sabroso para hincarle el colmillo. 


WOODY ALLEN Y LOS CAZAFANTASMAS

TO ROME WITH LOVE

Que Woody Allen iba a dirigir una película sobre seres recuperados de la muerte aún ni a Woody Allen se le había ocurrido. El cadáver de Penélope Cruz, asesinada en ‘Vicky Cristina Barcelona’- El personaje que interpreta Alec Baldwyn que es, a la vez, fantasma de sí mismo en las calles de Roma -donde residió como estudiante-, fantasma del fantasma de Bogart en ‘Sueños de un seductor’ y fantasma del coro en ‘Poderosa Afrodita’. El fantasma del neo-neorrealismo en las escenas con Roberto Benigni (la condición para la fama es no haber hecho jamás nada de mérito), tal vez lo más interesante como planteamiento y lo menos logrado. Y el fantasma del surrealismo y Woody Allen en la ducha, que es en donde encuentra uno al público que realmente se merece. La mejor de las cuatro historias entrecruzadas, con réplicas magníficas, que se parecen a las que escribía Woody Allen.

Cómo consigue que Roma (y Barcelona) se parezcan al Manhattan que suele retratar, eso sólo lo saben su director de fotografía y Woody Allen.