Una apuesta española: "solo quiero caminar" Las alegres comadres chupadoras

SOITU.ES 31.10.2008

laalegresCORTAAgustín Díaz Yanes estrena peli. Tras el chasco de 'Alatriste, vuelve a hablar de violencia, mujeres, y personajes al límite. De hecho, la idea le surgió mientras rodaba la película con Vigo Mortensen. Quería hacer una película de atracadoras con cuatro mujeres, cuenta el director. Y aquí la tenemos: a Volpini le parece una cinta bien hecha, con una trama repleta de tonterías insufribles, mientras que, para el Dr. Etxea, Díaz Yanes se consolida como maestro del oficio, y 'Sólo quiero caminar' va derechita a los Goya.

La reseña de Federico Volpini

De boca en boca y tiro porque me toca. O, al revés, de pene en pene y el machote se viene. ¿Es la felación el máximo homenaje al gallo alzado, o es en la felación en donde el supuesto macho dominante humilla a la gallina? ¿Reside su prestigio en algo tan banal —tan generoso— como el placer otorgado y recibido, o es que subvierte la exigencia de la procreación, lo cual dota a este acto de implicaciones atávicas, telúricas, tan irracionalmente religiosas como la religión misma? Dejemos el asunto a los filósofos y anotemos que en ‘Sólo quiero caminar’ la felación se da bastante. Lo cual estorba el paso a los protagonistas de uno y otro lado del pantalón abierto. El ilustre catedrático Manuel Mindán Manero sostenía que para la religión se necesita oído igual que se precisa oído para la música. Hay a quien no le llega oído para la raza, para el desplante, para el ‘temperamento’.

FEDERICO VOLPINI