Los modernos seducidos por la radionovela

 SOITU.ES 21.07.2009

La idea de esta representación tenía mucho que ver con un evento como el FIB Heineken, dado que incluía una banda de jazz, la del músico Arturo Soriano. Pero también tenía mucho que ver con el origen de la radio, ya que era todo un homenaje al arte de la radionovela, ese género en otras décadas tenía pendiente de un hilo a todo radioyente y que ahora conocemos como 'ficción radiofónica'. Seis actores, como se hacía con las series en la propia radio, leían su papel mientras que dicho grupo de jazz aportaba la ambientación musical y, de paso, nos regalaba algunas melodías.

losmodernos240

El FIB Heineken se caracteriza por lo escrupulosamente medido en cada uno de sus pasos: los tiempos, las distancias... Nada queda a la improvisación. En cambio, esta obra sucedía un poco como una jam session musical y dramática, aunque no al azar. Simplemente, tanto los actores como los músicos transmitían la sensación de estar cómodos y espontáneos, e incluso el propio Arturo Soriano dejaba abierta la posibilidad de ofrecer un mini concierto al terminar, si el público se prestaba.

ANA SERRANO